LA COPA DAVIS

LA COPA DAVIS

La Copa Davis

Escribo estas líneas mientras veo el segundo partido del enfrentamiento de la Copa Davis entre España y Gran Bretaña. Con 1-0 a favor de España, Roberto Bautista está jugando el cuarto set frente a Cameron Norrie.

La Copa Davis está recibiendo últimamente muchas críticas. El formato, el ya de por sí cargado del calendario y el hecho de no repartir puntos ATP, son algunas de los argumentos que se utilizan para criticar a esta competición. La verdad es que, por unas razones u otras, muchas veces los equipos no pueden contar con sus mejores jugadores. Por ejemplo, en esta primera ronda, ni Rafael Nadal ni Roger Federer han jugado con sus respectivos países.

Sergi Bruguera, capitán de la Copa Davis

Dejando de lado este tema, personalmente me gusta la Copa Davis. Primero porque es una competición por equipos donde los jugadores representan a su país. Además, normalmente ves partidos emocionantes donde el calor y la pasión del público juegan un papel muy importante, casi fundamental.

Nuevos jugadores

Me gusta también, porque ofrece la oportunidad de ver en acción a jugadores que no son tan habituales ni en la televisión, ni en los grandes torneos. Para muchos de ellos, el hecho de jugar por su país les hace elevar su nivel de juego hasta igualarlo con los mejores jugadores del ranquin ATP. Todo el mundo coincide en que, en esta competición, el ranquin no cuenta para nada.

Así, de esta forma se explican muchas de las sorpresas que acontecen en esta competición. Recuerdo, cuando, por ejemplo, España con Emilio Sánchez-Vicario y Sergio Casal a la cabeza, perdieron contra la Dinamarca de Michael Tauson y Morten Christensen en una pista rapidísima. Nunca más volví a ver, ni a oír hablar de esos jugadores. O cuando España se enfrentó a la Paraguay de Victor Pecci y Hugo Chapacú, después que los paraguayos vencieran en la ronda anterior a los Estados Unidos que se habían presentado en Asunción con un auténtico equipazo; Aaron Krickstein y Jimmy Arias, y la pareja número uno de dobles, los míticos Ken Flach y Robert Seguso.

Sánchez-Casal el mejor doble español

Así, que viendo el nivel que está ofreciendo hoy el joven inglés de 22 años y 114 del ranquin ATP, C. Norrie, me preguntó si esta eliminatoria supondrá para él un punto de inflexión en su carrera.

Viendo el nivel que está ofreciendo hoy, pienso que puede ser así. Zurdo, con buen saque, buen drive, un revés más que correcto y una muy buena volea. Además, muy sólido y con buena mentalidad. A pesar de que no parece estar muy acostumbrado a jugar en tierra batida, pienso que, si es capaz de mantener este nivel durante todo el año, dará mucho que hablar. No me extrañaría verle en las rondas finales de los torneos ATP 250 y 500.

Corrie en acción (foto Reuters)

Solo el tiempo dirá si no es uno de esos tantos jugadores que se crecen en el ambiente de la Copa Davis, pero que son incapaces de mantener el nivel de exigencia que precisa un jugador que quiere situarse en lo más alto del ranquin ATP.

Por cierto, el partido lo ha acabado venciendo Cameron Corrie.

Más información sobre la Copa Davis



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies